Artículos destacados:

MENSAJE AL GREMIO NOTARIAL

Muchas veces al día, sin darnos cuenta, presenciamos y pensamos en situaciones que tienen consecuencias jurídicas. Como por ejemplo un nacimiento, un casamiento, un fallecimiento, y hasta cosas tan simples como la humedad de las paredes de una casa. El no darnos cuenta, de estas consecuencias, hace que nos preocupemos de cosas muy importantes como lo emocional, o simplemente sobrevivir a los momentos duros, o disfrutar de los agradables. Casi siempre no nos damos cuenta porque no hay conflicto. Los conflictos se van creando en la relación de esos hechos y las consecuencias jurídicas, que como no estamos atentos y no somos juristas, no las advertimos.

Pero usted debe pensar, que si hay algo que no lo termina de convencer, si tiene una duda sobre una situación, piense que el Escribano no solo está en el momento de la escritura para poner una firma, el escribano está para ser su amigo jurista, para escucharlo y evaluar lo que usted cuenta bajo el punto de vista de las consecuencias jurídicas. Piense que todo el tiempo estamos viviendo en un sistema jurídico, no solo cuando se llega el pleito, lo cual conlleva muchos gastos emocionales y económicos, este sistema está siempre ahí, dándole un valor y posición jurídica a cada cosa que hacemos. Es en esos momentos antes del conflicto que actúa el Escribano, y su deber es asesorarlo. Y es por eso por lo que decimos que el Escribano es un amigo, porque el Escribano no tiene que estar solo en un momento clave, el Escribano está para poder aconsejarlo día a día en esta continuidad jurídica. Anímese a preguntar.